Downsizing

Mientras Wong apunta los hiper, Metro crece con supermercados de 1,000 m2

Cencosud ha implementado una estrategia de intercambio de roles entre las dos marcas de autoservicios que opera en el mercado peruano. Si durante el primer semestre Wong sorprendió al incursionar en el formato de hipermercados, ahora Metro apunta a una expansión liderada por supermercados de menores dimensiones. Al respecto, el pasado jueves 12, la cadena inauguró un establecimiento de 1,300 m2 en la Plaza Manco Cápac de La Victoria.

Tradicionalmente, Metro es una cadena relacionada a grandes superficies. Esta nació en 1992 con la inauguración de un hipermercado en Chorrillos, establecimiento al que le siguieron, años después, los de Breña, San Miguel, Limatambo y la carretera Panamericana Norte. Hacia finales de los noventa, Metro incursionó en el formato de supermercados con áreas de venta no menores a los 2,000 m2. Recién en el 2005, la cadena inauguró un autoservicio de 1,000 m2 en Miraflores, apetura excepcional que tuvo por finalidad captar al público de los NSE B y C que Santa Isabel dejó desatendido luego de su salida de ese distrito, donde sus establecimientos migraron al formato Vivanda.

Sin embargo, la desaparición de Eco Almacenes el año pasado derivó en el lanzamiento de nuevos supermercados Metro de pequeñas dimensiones, en comparación con el resto que conforma la cadena. Resulta llamativo que, actualmente, Cencosud haya optado por crecer a través de autoservicios de tamaño similar bajo la referida marca, tal como lo refleja la reciente apertura en La Victoria. Sin embargo, aún hay más. Próximamente, Metro abrirá sus puertas en el casi olvidado Centro Comercial Arenales en Lince, donde operará una sala de venta cercana a los 1,000 m2.

¿Habrá más aperturas similares? La respuesta es sí. Hace unos días, un inusual movimiento de obreros rodeó al establecimiento que Santa Isabel, desaparecida marca de Supermercados Peruanos, dejó recientemente en la Residencial San Felipe. Resulta que Cencosud, a través de el Grupo de Supermercados Wong, sería el nuevo inquilino de la tienda, donde instalará uno de sus formatos antes de fin de año. Fuentes del sector consultadas por LaPlaza apuntan a la apertura de un supermercado Metro en el lugar, versión que resulta dificil de creer al tomar en cuenta que un establecimiento bajo ese mismo formato opera a pocas cuadras. ¿Será acaso un Wong, tal como señalan algunos vecinos de la Residencial? La interrogante se resolverá en los próximos días.

Santo final

La cadena arribó mediante la compra de Scala

La cadena arribó con la compra de Scala en 1993

No va más. A inicios de esta semana, el último Santa Isabel en el mercado peruano cerró sus puertas en la residencial San Felipe. Supermercados Peruanos, operadora del formato en el Perú, no le daría uso alguno en el corto plazo al establecimiento en Jesús María, por lo que más de una versión apunta a un posible cambio de propietario. Cabe indicar que la empresa de Interbank buscó ampliar las instalaciones de la tienda durante el año pasado, esto con miras a relanzarla bajo el formato Plaza Vea Super. Finalmente, la oposición vecinal frustró el proyecto.

Más allá de la referida ubicación, el cierre representa la desaparición de una cadena que operó por 16 años en el mercado peruano. En 1993, el empresario chileno Eduardo Elberg, en ese entonces propietario de Santa Isabel, adquirió Scala y así concretó el arribo de la marca al Perú. Precisamente la residencial San Felipe, además del centro comercial San Borja y la cuadra siete de la avenida Pardo en Miraflores fueron sus primeras ubicaciones. Meses después se sumaron las tiendas de la avenida Sáenz Peña en el Callao y Las Gardenias en Surco. Todas las mencionadas operaron anteriormente bajo el formato Scala.

La última tienda en cerrar sus puertas

Jesús María albergó a la última tienda en cerrar sus puertas

Elberg dejó la cadena a mediados de los noventa. Esta pasó a manos del Grupo Velox para luego quedar bajo la administración de la holandesa Ahold hacia inicios de la presente década. Finalmente, el Grupo Interbank quedó como propietaria de Santa Isabel y cambió su razón social por Supermercados Peruanos en el 2003. A raíz del bajo posicionamiento de la marca, los nuevos propietarios anunciaron la transformación de las tiendas Santa Isabel a los formatos Plaza Vea y Vivanda.

Ni el osito, ni la sonrisa consiguieron que Santa Isabel se posicionara como líder en el sector de supermercados. Más allá del éxito de Wong y Metro, el formato nunca terminó de ‘cuajar’ al contar con características más que similares a las de las cadenas desaparecidas a inicios de los noventa. Santa Isabel así no apostó ni por el precio, ni por el servicio como valor agregado. La cadena, principalmente, sirvió como base para la construcción de uno de los formatos más exitosos en la actualidad: Plaza Vea. Los establecimientos que migraron a la marca de la bolsa habrían más que duplicado sus ventas con respecto al periodo que operaron bajo el emblema de Santa Isabel.

Santa Isabel cambió de imagen corporativa hasta en cuatro oportunidades, casi siempre de la mano con el cambio de sus propietarios. Así el último logotipo, el mismo que la cadena utiliza actualmente en Chile, fue heredado por Supermercados Peruanos de la gestión de Ahold. Ate, Lince, Callao, San Borja, San Miguel, Miraflores, San Isidro, La Molina, Magdalena, Surco, Los Olivos y Jesús María fueron los distritos que contaron con uno o más supermercados Santa Isabel. De todas esas tiendas, sólo las de la avenida Sáenz Peña y San Felipe no han sido reaperturadas bajo otro formato.

Lo que no fue no será

Anteproyecto de Vivanda en Surco a cargo de Marino Ruiz (Virtual Designers)

Anteproyecto de Vivanda en Surco (Virtual Designers)

Durante los últimos años, los retailers han anunciado proyectos que por diversos motivos nunca vieron la luz. La mayor parte de estos, tuvo por principal impedimento para su construcción la rotunda oposición vecinal en su área de influencia.

Al respecto, Supermercados Peruanos no pudo construir dos autoservicios a raíz de la negativa de los residentes de Surco y Jesús María. El primer caso fue el de Vivanda en la intersección de las avenidas Velasco Astete y Primavera, cuya apertura fue anunciada en el 2006. La controversia se dio en torno a uno de los predios que formaría parte de la obra, el cual inicialmente albergó a una vivienda y que, según los vecinos, mantenía su zonificación residencial. El proyecto fue finalmente encarpetado y, según versiones que circulan desde el año pasado, sería reemplazado por un edificio de viviendas.

Un caso aún más conocido es el de Plaza Vea Super en la Residencial San Felipe, autoservicio que reemplazaría al Santa Isabel que opera en el lugar. La ampliación del supermercado actual, incluyendo áreas comunes de la residencial, llevó a la oposición general de los vecinos, los que finalmente impidieron la obra.

El Mega Plaza que nunca vio la luz

El Mega Plaza que nunca vio la luz

Los imposibles no sólo se han anunciado en Lima, ni tampoco tienen por único motivo para su cancelación el accionar de los vecinos. Así está el proyecto de Parque Arauco y Gloria en Arequipa, el cual sería el segundo Mega Plaza en el Perú. Este mall contaría con tres tiendas por departamentos, además de un hipermercado Plaza Vea, salas de Cineplanet, un homecenter y operadores menores. El no ser propietario de la mayor parte de las acciones dentro de la sociedad -además del anuncio de un proyecto en la Ciudad Blanca a cargo de Mall Aventura Plaza- habría llevado a Parque Arauco a disolverla, por lo que finalmente quedó en nada.

  • Tweets de LaPlaza

    Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

  • agosto 2017
    L M X J V S D
    « Nov    
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    28293031