3X1: Spots ochenteros (II)

Nuevamente, 3X1 regresa a los ochenta y desempolva tres spots de la época con el banco de moda, una oportunidad única de inversión retailer y el autoservicio con ofertas ‘gigantes’:

  • El ritmo del Latino. El Banco Latino, propiedad de la familia Picasso, se caracterizó por sus innovadores mensajes publicitarios en el formal sector bancario. Al respecto, la entidad financiera optó por utilizar pegajosos jingles en sus coloridos spots, tal como ocurrió en este de 1984. ¿Qué fue del Latino? A mediados de los noventa pasó a manos de Interbank.

  • Camacho en venta. En este spot de 1984, Plaza Camacho ofrecía sus locales en venta. Grave error del que, posteriormente, sus propietarios se arrepentirían. Nótese que un supermercado Galax era la única ancla del centro comercial. En la actualidad, Plaza Camacho sólo es noticia por haber albergado a la controversial muestra sobre el cuerpo humano.

  • Ofertas gigantes. Así Scala promocionaba sus ofertas non-food a inicios de los ochenta. Nótese la moda de la época, además del papel tapiz Colomural que también fue promocionado por Hogar. Cabe indicar que la Tarjeta Clave fue una especie de Bonus, sólo que en lugar de acumular puntos servía para acceder a descuentos.
Anuncios

3X1: Tarjetas del recuerdo

Hoy en día son indispensables y prácticamente no existe establecimiento que no las acepte. Las tarjetas han sufrido una evolución importante durante las últimas décadas, desde aspectos como el diseño y materiales utilizados hasta los modelos de operación. El cambio es significativo, hecho que comprobó 3×1 al desempolvar billeteras del pasado.

¡Scala Regala!

  • Tarjeta Clave. Mucho antes que Bonus y la fallida Más Más, Scala operó su propia tarjeta de fidelización. Esta era de cartón y llevó el nombre de Tarjeta Clave. En lugar de puntos, los clientes recibían descuentos, principalmente en productos non food, a cambio de sus consumos. La Tarjeta Clave contó con más de una versión, cada una con un distinto porcentaje de rebaja.

CrediHogar

  • CrediHogar. En los noventa, el Banco de Crédito incursionó en la operación de tarjetas para retailers. La primera fue CrediHogar, ‘plástico’ que reemplazó al crédito ofrecido directamente por Hogar. La tarjeta se mantuvo en el mercado hasta mediados de la década pasada, cuando el Grupo Orión tomó la propiedad de la cadena fundada por Beto Levy y lanzó un nuevo ‘plástico’ propio.

CMR Falabella

  • CMR Falabella. Falabella arribó al Perú en 1994 y lo hizo con su tarjeta CMR, siglas de Crédito Multi Rotativo. Como particularidad, la primera versión local de CMR llevó el logo de Saga. Meses después, la cadena cambió oficialmente de marca a Saga Falabella y el logo de Saga desapareció de los ‘plásticos’ emitidos.

3X1: El retail y los famosos en blanco y negro

LaPlaza Perú inaugura una nueva sección: 3X1. Esta, a partir de hoy, reunirá tres videos de retailers, principalmente spots, con una temática en común. 

El primer 3X1 llega desde el baúl de los recuerdos con tres anuncios retailers de los sesenta y setenta, todos con figuras televisivas de la época como protagonistas.

[Vimeo 6661927]

  • Los US$100 de Oechsle. La cadena de tiendas por departamentos apostó por el carismático Kiko Ledgard y la sobriedad de Ernesto García Calderón, estrellas de Panamericana Televisión, para promocionar el ‘suculento’ premio de US$100 que sorteó a diario entre sus clientes como parte de una de sus campañas. En 1967, año del spot, Oechsle sólo operaba los establecimientos de la Plaza de Armas y el Centro Comercial San Isidro.

[Vimeo 6636264]

  • ¡Scala regala! Scala se caracterizó por anunciar sus ofertas con modelos y conductores de la época. Al respecto, la pareja de moda conformada por Regina Alcóver y Joe Danova sirvió para promocionar los descuentos de la cadena vinculada a Tejidos La Unión. Scala, además, contó con su propio programa de concursos denominado ¡Scala Regala! bajo la conducción de Pablo de Madalengoitia en Panamericana.

[Vimeo 6635913]

  • El cumpleaños de Monterrey. En los setenta, Monterrey aún se escribía con doble erre. Fue recién en 1985 cuando la cadena de supermercados cambió de imagen y eliminó una de las referidas letras en su nuevo logotipo. Siguiendo la estrategia publicitaria de Scala, Monterrey eligió a la actriz argentina Mabel Duclós para dar a conocer sus ofertas de aniversario. Nótese la bolsa de papel. Todo un clásico.

Memorias de un gigante

Spot de Scala Gigante de finales de los sesenta

Spot de Scala Gigante de finales de los sesenta

Metro, Plaza Vea y Tottus son cosa de todos los días. Los hipermercados están cada vez más presentes en zonas periféricas de Lima y en las principales ciudades del interior, además de contar con ambiciosos planes de expansión a nivel nacional.

¿Cómo y cuándo nació ese formato en el Perú? Si bien la inauguración de los primeros supermercados se dio en 1953, a través de Super Market, recién en 1967 abrió sus puertas una mole de rayas blancas y naranjas en la intersección de las avenidas Venezuela y Alfonso Ugarte en Breña. Era Scala Gigante, el debut de la cadena Scala, aparecida en 1959, en el formato de hipermercado. Así, por ejemplo, los lácteos y artículos de limpieza del hogar pasaron a mezclarse con los textiles de moda y los artículos de cristalería en un sólo establecimiento.

El éxito de la primera ubicación llevó a la apertura de otros Scala Gigante en San Miguel, lo que hoy se conoce como Marina Park y que previamente formó parte de la cadena Multimart, y Surquillo, hoy Maestro Home Center. El crecimiento de los hipermercados se dio de la mano con la expansión de Scala en su formato de supermercado. Este contó con ubicaciones en Miraflores, San Borja, Callao, Lince, La Molina, San Isidro, Jesús María y el Cercado de Lima, donde su primera tienda, en la Plaza de Armas, se mantuvo con una oferta ajena a los comestibles hasta el día de su cierre. Cabe indicar que inicialmente Scala era una especie de bazar y de manera paulatina pasó al formato de autoservicio.

Una de las ubicaciones más emblemáticas de Scala fue el Centro Comercial Camino Real. Con miras a esa apertura, el 1 de junio de 1979 la cadena constituyó otra empresa: Inversiones Camino Real. Esta división de Scala se encargó de la administración del establecimiento ubicado en el mall sanisidrino. Años después, aproximadamente en 1982, la familia Majluf, propietaria de la cadena, vende sus acciones al Grupo Brescia. Inversiones Camino Real, por su parte, pasó a administrar todos los locales de Scala.

Los años difíciles llegaron con la segunda mitad de los ochenta. Mientras la crisis económica afectó a las ventas, el terrorismo empezó a atacar los establecimientos comerciales, entre ellos los Scala de Camino Real y la Plaza de Armas. A inicios de los noventa, y con todos sus tradicionales competidores en bancarrota, los Brescia pusieron en venta la cadena. Eduardo Elberg, empresario chileno y propietario en ese entonces de Santa Isabel, fue el principal interesado y finalmente se hizo de Scala en 1993. Así Inversiones Camino Real tomó la denominación Supermercados Santa Isabel y mantuvo en operación cuatro de los establecimientos de Scala.

Luego de Elberg, Santa Isabel pasó por diversos propietarios foráneos para finalmente quedar en manos del Grupo Interbank en el 2003. La empresa cambió su nombre por Supermercados Peruanos, por lo que, teóricamente, la ‘desaparecida’ Scala aún sigue en pie.